TE PERDÍ Y LA CULPA FUE MÍA


Nooo si  hay días difíciles y eso que recuerdas a los amores que has perdido por tu culpa, y te duele porque han sido importantes y han dejado huella en tu vida, pero hasta hoy te lamentas por su partida y te encantaría volver el tiempo atrás para no volver a cometer esos errores que te costaron la relación.

Hay un sabio dicho que dice “no sabes lo que tenías, hasta que lo pierdes”, y lo lamento pero eres el fiel reflejo de eso, duele y mucho, es más aún tienes viva la esperanza que vuelva o perdone todo el daño que le hiciste, aunque tiene que pasar un buen tiempo.

Los seres humanos cometemos muchos errores pero lo importante es aprender de ellos y no seguir metiendo la pata, menos en lo que a relaciones de pareja se refiere porque si continuas por la misma senda, volverá a tener los mismos conflictos de antaño.

Hay múltiples motivos que provocan una separación, pero los más sanos son cuando hay un acuerdo de las dos partes y deciden poner fin pero cordialmente y no tienen problema en saludarse cada vez que se encuentren, sin embargo, estos son los menos comunes.

Siempre uno de los dos queda más dolido que el otro, y quedan sentimientos que no se van de un día para otro, pero lo más complejo es cuando te das cuenta que perdiste al amor de tu vida por una noche loca, que lo único que te dejó fue malos ratos y angustias.

Y es lo que pocas personas piensan, hay una pregunta clave para todo esto ¿vale realmente la pena? Cuando llevamos harto tiempo de relación nos relajamos y pensamos que es solo una nueva discusión, sin embargo, cuando tu pareja se aburre y decide ir por otro camino, no hay nada más qué hacer.

Hay varias alertas que durante la relación debemos ir tomando en cuenta, los reclamos constantes, el no reconocer errores y el seguir cometiéndolos una y otra vez te lleva al precipicio, no existe la paciencia eterna y cuando sientes que no hay un cambio rotundo, optar por lo más sano, decir adiós.

Y tú ¿has perdido a una pareja por tu culpa?

(40)

TE PERDÍ Y LA CULPA FUE MÍA

0 Comments