Te quiero a ti y ¿no a tu hijo?


Las separaciones son dolorosas, y para qué decir el rehacer la vida, eso sí que lleva un trabajo inmenso porque nos debemos plantear una nueva relación sin miedo al qué dirán. Aunque todo es más complejo cuando existen hijos de por medio, porque muchas veces nos postergamos por miedo a que la relación no funcione y nuestros hijos salgan perjudicados.

Hay veces en las que nos cuestionamos incluso el rehacer nuestra vida, por miedo a que los hijos se vean desplazados y no aceptados por la nueva pareja. Sin embargo, al momento de comenzar un nuevo romance nos ponemos ciertas barreras evitando cualquier situación que aqueje directamente a los más pequeños.

Nos cuesta tomar la decisión, porque en un comienzo nada nos ataba y si sufríamos sería algo pasajero que el tiempo curaría, en cambio los niños se encariñan muy rápido de las personas, y también no podemos tener relaciones inestables y que llegue un momento en el que nuestros hijos nos pregunten ¿por qué cambiamos tan rápido de pareja?

Es clave, que la nueva pareja acepte con cariño a nuestro hijo y aprenda a compartir sin reclamos ni exigencias que puedan atentar contra las labores normales que realizamos como padres. No es tarea fácil, porque hay veces que tus parejas te quieren a ti y no a tus hijos, y creo que ahí todo se pone cuesta arriba, porque por mucho amor que exista, hay cosas que no tienen solución.

Si bien nos aceptó en un comienzo, todo va variando con el paso del tiempo. Los problemas que se van dando a medida que la relación se va tornando más enserio nos provoca la incertidumbre de si luego ir a convivir o no con esa persona que elegimos, porque ahí todo puede cambiar.

Nos asusta el pensar que la relación podría provocar que nuestros hijos sufrieran, y se han dado casos en los que ponemos punto final porque simplemente lo que pensamos resultaría, se destruyó con un solo gesto negativo hacia los más pequeños y las reglas son claras y fueron puestas desde un comienzo.

¿Difícil? Por supuesto que sí, es más existen  muchas parejas que intenta lidiar con situaciones como estás pero ven que todo se torna cada vez más engorroso y preferimos dar un paso al costado, porque se está saliendo de control y no estamos dispuesto a continuar con una dinámica que nos está rompiendo el corazón.

Y tú ¿has tenido una pareja que no quiere a tus hijos?

(36)

Te quiero a ti y ¿no a tu hijo?

0 Comments