Errores que debes evitar cometer cuando eres la madrastra


La figura de la madrastra, la terrible figura más bien. En todos los cuentos siempre es la que trata por todos los medios posibles de hacerle la vida imposible a nuestra pobre protagonista, los estereotipos son tal, que aunque no seas mala persona y sólo quieras caerle bien y ser amiga de los hijos de tu pareja, terminan odiándote, sólo porque NO ERES SU MAMÁ y claro, estás con su papá.

Podríamos decir que llevándose bien entre los 3 o incluso 4 adultos, si el otro padre también volvió a tener una pareja, estaría todo bien, la madurez por delante y todo eso, pero lo cierto es que no, no sólo basta con que todos presenten la madurez suficiente para lidiar con esta familia “mixta” deberán aprender a lidiar con los otros adultos de la familia que quieran inmiscuirse en la toma de decisiones y opiniones no requeridas.

Ahora bien, hay ciertos errores que generalmente se dan, pues si a nadie le enseñaron a ser padre, mucho menos te enseñan a ser madrastra.

Nadie te eligió como encargada del orden y buenas costumbres

No por ser la “madre” del hogar, quiere decir que te convertiste en la máxima autoridad de estos nuevos “hijos”, esto sólo generará tensiones, las relaciones no pueden ser iguales que en una familia “tradicional” vas a tener que ser un poco más flexible.

Tratar a los niños como si fueran tus propios hijos

Ok, lo entendemos así lo sientes tú, pero nada te asegura que la situación sea igual para ellos y afortunadamente el cariño y respeto no se imponen ni se obligan. Los hijos no importa cómo haya sido la ruptura, siempre tendrán resentimiento con esta nueva relación, pues todo el esquema construido es cambiado repentinamente sin aviso, eres tú la encargada de tener paciencia.

No son tus hijos, acéptalo

Tu cooperación será bien aceptada, trata de ganar su estima y amor poco a poco es lo más saludable, pero no puedes pretender que te vean de la noche a la mañana como una madre más, puede que en el futuro con la madurez suficiente, seas una gran figura materna para ellos, pero jamás lograrás ser su madre.

Forzar tu relación desde el primer encuentro

Ser la “madrastra buena onda” desde el principio no es sano, cada niño es un mundo y sus procesos son diferentes, no fuerces la relación, primero conócelos, aprende sobre ellos, sus gustos, gánate su confianza paso a paso.

(17)

Errores que debes evitar cometer cuando eres la madrastra

0 Comments