El peligro en las “probaditas” que le das a tu bebé


En el intento de que tu bebé coma de todo desde pequeño, muchas veces cometemos errores, que podrían ser bastante dañinos para el sistema digestivo de tu bebé, la premisa que siempre debes recordar es que recién se están adaptando a esta nuevo mundo para ellos, en el que todo es distinto a cuando “vivía” en tu guatita, imagínate que ni siquiera respira de la misma forma en la que lo hacía antes, ni tampoco se alimenta igual que antes.

Creyendo que ellos asimilarán los nutrientes de cierto alimento, del mismo modo en el que lo hacemos nosotros, comenzamos desde antes de los 6 meses a darle probaditas de esto y aquello, sin saber que su sistema digestivo, aún es muy inmaduro para procesarlo y recuperar los nutrientes de él, por ende, no le hace bien.

Según la Organización Mundial de la Salud, los recién nacidos, deben alimentarse los primero 6 meses de vida únicamente de leche materna o a menos que sea recomendación del pediatra, complementarlo con leche de relleno (fórmula). A partir de los 6 meses, puedes complementar la dieta con más alimentos, pues a estas alturas, el aparato digestivo, ha ido madurando y se encuentra apto para recibir papillas.

Desde el punto de vista nutricional, tu bebé no necesita nada más que leche materna los primeros meses, ya que esta es rica en anticuerpos, vitaminas y nutrientes, de fácil absorción, adecuados al proceso de maduración del estómago y el resto del aparato digestivo del bebé.

De acuerdo a la Academia Americana de Pediatría, los bebés están preparados para comer alimentos “sólidos” cuando: puede mantener su cabeza en alto, se mantiene sentado sólo y pesa el doble o aproximadamente el doble de su peso al nacer.

La recomendación es comenzar con un cereal de un solo grano, para seguir incluyendo verduras y finalmente frutas. Aunque no existe un orden predeterminado de ir incluyendo cada alimento e la dieta del bebé, idealmente las papillas deben ser espesas, pues las que son muy acuosas no aportan la cantidad suficiente de nutrientes.

Muchas veces los niños presentan cierto tipo de alergias y es algo más común de lo que piensas. Si ves que sus deposiciones son extremadamente blandas, acuosas o con mucosidad, significa que su tracto digestivo pudo haberse irritado, acude a tu pediatra para identificar qué fue y porqué fue.

(57)

El peligro en las “probaditas” que le das a tu bebé

0 Comments