Beneficios de la natación para bebés


Hasta hace algunos años, ver a un bebé en la piscina era considerado algo malo, hecho sólo por padres desconsiderados, pero actualmente se han demostrado algunos beneficios de esta práctica. Algunos especialistas en pediatría van más allá y recomiendan la matronatación.

La matronatación son clases de natación para el bebé pero también incluye al especialista y a sus padres. El doctor español Santiago García recomienda “estimular al bebé a edades tempranas y en un entorno adecuado pues es beneficioso para la salud”. 

Según Noemí Suriol, experta en matronatación, el bebé está preparado para empezar a familiarizarse con el agua desde que su ombligo este curado, pero esto se hace en casa y en la bañera. En el caso de la piscina, cuando lo recomiende un especialista y sólo si esta cumple con las condiciones adecuadas de temperatura y tratamiento del agua.

Es necesario decir que estas clases de natación no son para que el bebé aprenda a nadar, pues esto sucede entre los 2 y 3 años si es que comienzan a temprana edad o entre los 3 y medio y 4 años si es que no.

“Entre los 4 y los 6 meses es la mejor edad para que el bebé empiece a reconocer la flotación y aprenda a flotar”

Beneficios:

  • Aumenta la habilidad de los músculos, los huesos y la coordinación corporal.
  • Estimula el autoconocimiento del cuerpo.
  • Estimula el sentido del tacto. Por el chapoteo, por el movimiento en las inmersiones y en cada acción que desarrollan los papás, por los ejercicios…
  • Enriquece las experiencias motrices de los niños. Incluso pueden hacerse con música, que facilitará el ritmo y la coordinación, y es capaz de estimular o tranquilizar al pequeño en la relación con el agua y con sus papás.
  • Ayuda a mantenerse en forma y a mejorar la tonicidad muscular.
  • Fortalece la capacidad respiratoria. Que nadie se asuste: no se trata de hacer inmersiones desde el primer día. Todo tiene un proceso y para ello es necesaria la confianza en el medio acuático. Así que hace falta paciencia y que los papás transmitan buena sintonía con el agua.
  • Enseña a adaptarse a los cambios.
  • Aumenta la resistencia: a cierto cambio de temperatura, a la fuerza del agua…
  • Les ayuda a la relajación.
  • Estimula la conciencia y la habilidad para salir de las dificultades. Aprenden a responder con prontitud ante un estímulo.
  • Ganan en seguridad y confianza. Al dominar su cuerpo en un medio tan inseguro, el niño se siente muy satisfecho. Y si lo consigue gracias a sus papás, esto fortalece su apego.
  • Fortalece el vínculo entre el papá y/o la mamá y el bebé. Un papá o una mamá que deja el móvil y entra en el agua con el bebé es un papá o una mamá que gana en calidad de vida para él y para los suyos. ¡Ni siquiera en el salón de casa pone tanto los cinco sentidos con el pequeño y desconecta de todo lo demás!

Cuidados: 

  • No es llegar y llevar un bebé a la piscina y que aprenda a nadar, en primer lugar es necesario contar con la aprobación del pediatra y verificar la calidad de la piscina, el tratamiento del agua, la higienización de los espacios y la formación de los especialistas.
  • Estando en el agua, hay que cuidar que esta no entré a los oídos del bebé con el uso de protectores de silicona para las orejas y gorro de natación.
  • Al salir de la piscina debes secar bien las orejas del bebé y tener a la mano una toalla con gorro.
  • Al bañarlo (luego de salir de la piscina), el agua no debe estar muy caliente para evitar golpes de temperatura,.
  • El cabello debe quedar completamente seco y es mejor esperar dentro unos minutos dentro del lugar para evitar golpes de temperatura.

¿Te atreves con la natación para bebés?

(40)

Beneficios de la natación para bebés

0 Comments