¿Cómo elegir un buen protector solar?


La mayoría de las persona lo sabe o al menos lo ha escuchado, el protector solar se usa durante todo el año, no sólo en la temporada de sol, pero aún así en días nublados decimos “ay, pero si no hay sol, hoy día no importa el bloqueador”. Pero sí importa incluso si estarás dentro de tu casa durante todo el día.

Elegir un producto de este tipo puede sonar fácil, mientras más grande el número (FPS) mejor, pero no es tan así, porque existen para distintas necesidades, de distintos tipos y para proteger de los distintos rayos del sol.

Comencemos con el sol, todos conocemos los rayos ultravioleta y lo que estos le hacen a la piel, pero no son los únicos que existen:

  • UVA: Estos rayos alcanzan la superficie terrestre, broncean al minuto y su resultado es poco duradero. Pueden atravesar el vidrio (por eso hay que usar protector incluso dentro de la casa) y penetran hasta las capas más profundas de la piel donde generan radicales libres. Estos radicales libres provocan alteraciones celulares y causan envejecimiento prematuro de la piel, además de aumentar el riesgo de cáncer.
  • UVB: Penetran menos que los anteriores pero son más reflejantes, en su mayoría son bloqueados por la capa de ozono, pero los que sí alcanzan a llegar a la tierra, provocan quemaduras en la piel.

Por lo tanto, al mirar tu bloqueador solar, este debería indicar que protege de ambos tipos de rayos solares y no sólo uno.

Ahora, volvamos a los números. La mayoría suele pensar que el número más alto al lado de las letras FPS es mucho mejor, pero la verdad, sobre el 30 la diferencia es mínima. Por ejemplo, entre el 30 y el 50 la diferencia es sólo de 10% y no se ha demostrado científicamente que sobre 50 aumenten los beneficios. Por si tienes dudas, el más recomendable sería 50+, pero si sólo encuentras uno factor 30, la situación sigue estando perfecta.

Ahora, vamos a avanzar más en los protectores y te vamos a contar que existen de dos tipos: físicos y químicos.

  • Físicos: Actúan a modo de pantalla solar, por lo tanto hacen “rebotar” los rayos solares. ¿Cómo reconocerlo? Suele ser más untuoso y deja una pantalla blanquecina en la piel. Son ideales para la piel sensible pues no se absorben y actúan al instante.
  • Químicos: Estos protectores captan la energía solar y la transforman convirtiéndola en inocua para la piel, “desvían el ataque”. Desde el punto de vista cosmético son más agradables pues no deja textura ni color en la piel. Pero, debes aplicarlos al menos 20 minutos antes de la exposición al sol.

Ahora sabiendo esto, deberías conocer desde antes de comprar un protector, para qué lo quieres usar, por ejemplo, si sudas mucho o estás pensando en un protector para la playa o la piscina deberías elegir sí o sí un protector solar a prueba de agua, pues los “normales” pierden su efecto al contacto con esta.

Por otro lado, debes saber que los niños no pueden usar protectores solares para adultos pues su piel es más sensible, pero los adultos sí pueden usar bloqueador solar infantil. Por lo tanto, si el presupuesto es ajustado en tu familia y sólo puedes comprar uno, elige el infantil.

Por último, recuerda que el protector solar se debe reaplicar cada dos horas, incluso si no estuviste en el agua.

 

(29)

¿Cómo elegir un buen protector solar?

0 Comments