Errores en la ducha que dañan tu piel


Incluso en verano, una ducha caliente y relajante suena tentadora para muchas personas, sobre todo para aquellos que se bañan en las mañanas y aún no sienten los efectos del calor, pero esto causa estragos en tu piel.

El agua caliente hace que la sangre esté en la más cerca de la superficie de la piel y por eso luce más rosada tras una ducha calentita, pero según dermatólogos esta acción inflama la piel. Ellos recomiendan duchas con agua tibia que no duren más de 10 minutos.

  • Jabón: El jabón es usado para quitar la suciedad de la piel, pero también puede quitar tus aceites naturales y deshidratar la piel. Prefiere fórmulas hidratantes o neutras y sin aromas.
  • Exfoliación: Es importante exfoliar tu piel, pero tampoco hay que emocionarse con el tema pues el resultado sería irritaciones. ¿Un tip? Cuando exfolies tu piel (sólo una vez a la semana) no uses jabón.
  • Secado: Sí, con las prisas con que la mayoría de la gente vive el secado de la piel no es de mayor importancia. Una pasada de toalla para no mojar la ropa y ¡listo! pero esto es un error. Deberías tomarte el tiempo para secar tu piel con ligeros toquecitos.
  • Hidratación: Muchas personas incluso ignoran este paso, lo que está muy mal, pero las que sí lo hacen podrían estar esperando mucho entre la salida de la ducha y el ritual de las cremas. No deberías esperar más de 3 minutos desde que terminaste de secarte (a toquecitos) para aplicar la crema hidratante.

Son pasos simples que harán a tu piel lucir más hidratada y por ende, más sana. Pero aunque nunca cometas estos errores, nunca olvides uno de los pasos más importantes de la hidratación: el agua.

(86)

Errores en la ducha que dañan tu piel

0 Comments