¿Madres culposas por trabajar?


Ser madres es la bendición más linda, no es fácil de hecho no existe ni un manual ni mucho menos una escuela que te enseñe lo complejo que significa este oficio, hay un dicho muy cierto “nadie te enseña a criar”, y en este caso tu mejor aliada es la experiencia. No serás ni la primera ni la última que no tenga tiempo ni para peinarse, porque en tu vida hay otra prioridades y esas se llaman hijos.

El tema es cuando te sientes culpable por tener que dejarlo y no justamente para ir  a la peluquería, sino para trabajar y pese a que tienes un millón de complicaciones en lo laboral, estas las 24 horas del día llamando y manejando todo porque sientes la obligación de tener todo bajo control aunque estés lejos.

Te cuestionas y lloras mucho llegando a sentirse como una “mamá penca”, el no poder estar nunca con ellos, y perderte muchas veces sus procesos o actividades académicas, sin embargo, no se vive de aire y no vas al supermercado a comprar con tan solo dar las gracias, si no trabajas no comes, triste pero es una realidad que continua martirizando a muchas mujeres que deben hacerlo por el bienestar de sus hijos.

¿Malas madres? Hay quienes tiene el concepto de que aquella mujer que sale y deja a sus hijos al cuidado de terceros es una despreocupada, pero para su tranquilidad esta definición no corresponde asique next. El entorno se transforma en el peor enemigo de la mamá que se siente culpable, porque a diario están diciendo frases que no saben el daño que pueden causar.

“Que lastima que estés todo el día trabajando, te vas a perder los momentos más importantes”, “Uff pobre le dejaste de dar leche materna, ahora con el relleno se te va a enfermar”, que levante la mano quien no se contuvo para no responder con uno que otro improperio.

El lado b de la maternidad nadie te lo cuenta, ese en el que tienes que pasar noches en velas, angustias, rabias, queda solo para quienes lo hayan vivido, y después de todo esto te preguntan ¿no te sientes culpable? En nada ayudan esos comentarios, al contrario más daño hacen.

No es fácil compatibilizar el trabajo con el cuidado de los hijos, pero también están ellos que deben ser un apoyo fundamental en esta labor, compartir tareas y roles son procesos que toda pareja debe experimentar. Sin embargo, hay madres que deben continuar el camino de la crianza en soledad, pero todo el sacrificio se paga con tan solo verlos sonreír.

Y tú ¿te consideras una madre culposa?

 

(43)

¿Madres culposas por trabajar?

0 Comments